GMD
 

Peñón de Ifach

En el municipio de Calpe, en la comarca alicantina de la Marina Alta, encontrarás uno de los lugares más bellos e icónicos de la Costa Blanca: el peñón de Ifach. También conocido como el peñón de Calpe, debido al nombre que recibe su pueblo valenciano, o como penyal d’Ifac, en valenciano, te encontrarás frente a una gran mole rocosa de más de 327 metros de altura. De hecho, esta escarpada península forma parte de una de las últimas estribaciones de las cordilleras Béticas, que se extienden por el sur de la Península Ibérica (desde el Golfo de Cádiz hasta Alicante). 

peñón de ifach

Desde lo alto de la cima del peñón de Ifach, hay unas impresionantes vistas, tanto al municipio de Calpe, como al Mediterráneo. Aunque posiblemente, y más si eres de la zona, conozcas este precioso peñón, alomejor nunca te has atrevido a subir hasta la cima a través de la ruta que hay. Esta tiene dos niveles de dificultad: el primer tramo hasta el túnel – el cual fue excavado en la roca hace más de 100 años- es muy sencillo, y el resto de ruta adquiere una cierta dificultad extra, aunque es perfectamente soportable y llevadero. Así que ya sabes, si estás por esta zona de la Costa Blanca pasando unos días, no puedes dejar escapar la oportunidad de hacer la ruta del peñón de Ifach. 

peñon de ifach

Además, las largas paredes verticales del peñón sirven de reclamo para los amantes de la escalada, por lo que, además de senderistas, hay multitud de escaladores por la zona. El peñón en cuestión se sitúa en el denominado Parc Natural del Penyal, paraje que fue declarado parque natural por el Gobierno Valenciano el 19 de enero de 1987, con una superficie de 45 hectáreas. Varios años más tarde, el 2 de abril de 2015, se amplió el límite de protección hasta 53,3 hectáreas. 

Por lo que respecta a la flora y fauna, las características endémicas del parque hacen que sea muy importante la presencia de vegetación rupícola como la silene de Ifach, el tomillo, la escabiosa de roca y la herradura valenciana, todas ellas típicas del clima mediterránero. Si te fijas en las zonas más altas de la vertiente septentrional, se puede encontrar vegetación arbustiva, como el palmito, la sabina negra, el aladierno y la uva de mar. En cambio, en las zonas más inferiores es más típica la presencia de letismo, bayón, madreselvas o esparragueras. 

ruta peñon de ifach

Además, este parque natural actúa como zona de refugio para diversas aves como el cormorán moñudo, la gaviota patiamarilla, el alcatraz, el halcón de Eleonora y el vencejo pálido, entre otros. 

¿Cómo llegar al peñón de Ifach?

vistas peñon de ifach

Para llegar al peñón de Ifach, debes dirigirte a la calle Isla de Formentera que hay en Calpe. Justo al final de esta carretera, ya en la falda del mismo peñón, verás una pequeña explanada donde podrás aparcar el coche. Desde allí, se trata de empezar la ruta a pie. Por otro lado, si te encuentras en el mismo municipio de Calpe, también tienes la opción de coger la línea L1 de bus en la estación de Voramar, que te dejará justo delante del peñón y te ahorraras esos 23 minutos andando. 

Pero, para darte un poco más de contexto y opciones, vamos a poner que vienes de Alicante, la capital de província, hasta el peñón de Ifach. La ruta en coche es fácil y no muy larga: poco menos de una hora conduciendo. Para llegar hasta el pueblo de Calpe, la mejor opción es tomar la AP-7 hasta llegar a la salida 64, donde te debes desviar hacia la Avenida Diputación y la Avenida de los Ejércitos Españoles, hacia la Calle del Peñón de Calpe. Una vez aquí, no tiene pérdida alguna. 

Además, si te interesa moverte por el municipio de Calpe en transporte público, una buena opción es ir en bus urbano. Te dejo aquí las líneas y horarios de los que dispones. 

Reserva para ver el Peñón de Ifach

historia del peñon

Antes de empezar a explicar la ruta en sí y otros detalles, debo recordarte que, ahora mismo, al encontrarnos en plena pandemia por la Covid-19, los gobiernos municipales han adoptado ciertas medidas y restricciones. En el caso que nos concierne, desde diciembre de 2020, la oficina gestiona del Parc Natural del Penyal d’Ifac ha aumentado las medidas de control de acceso a este paraje protegido. Así pues, actualmente es necesario tener una reserva o cita previa para poder visitar el peñón de Ifach. 

En esta línea, también cabe resaltar que han limitado el cupo de visitantes a 300 personas al día. Además, los menores de edad solo tienen permitido el acceso hasta la salida del túnel de Ifach, por lo que no pueden caminar más allá de este punto y, por consiguiente, no se les permite llegar a la cumbre del peñón. 

puerto peñón de ifach

Si te interesa saber más detalles al respecto o tienes alguna duda, puedes consultarla a través de esta página web, mediante el correo electrónico: [email protected], o bien a través del siguiente número de teléfono: 965 693 300 (operativo de 9 a 14 de la mañana). 

Ruta del Peñón de Ifach 

peñón de ifach

Con una longitud total de 5 kilómetros de ida y vuelta por el mismo camino, esta ruta de subida a la cima del peñón tiene un desnivel de 300 metros. Por lo que respecta a la dificultad, hasta el túnel hay dificultad baja, y del túnel hasta la cima, dificultad media. 

La ruta está muy bien señalizada en todo momento. Esta sale del Centro de Interpretación y Aula de la Naturaleza del Parque, donde, para ir escalfando motores, podrás ver una exposición permanente del parque natural y un vídeo dedicado al mismo peñón. Además, desde este centro de interpretación se contabiliza la afluencia de los que visiten el peñón, así como una vasta explicación de la flora y fauna que habita en el parque natural del peñón. 

precio peñón de ifach

Ahora sí, iniciamos la ruta propiamente dicha. El primer tramo, como he comentado, es de dificultad fácil y es asequible para todos los públicos. La subida la debes iniciar por una amplia pista forestal desde la cual encontrarás distintos miradores que apuntan al puerto y el mar Mediterráneo. Las vistas son maravillosas, así que es el momento perfecto para tomar fotografías del lugar y el paisaje. Y es que, aunque no sea la primera vez que subo al peñón, siempre me sorprenden las increíbles vistas. 

ruta del peñón de ifach

Seguimos la ruta a la cima, aunque notarás que la senda se vuelve más estrecha. La razón: en ambos lados del sendero hay vegetación típica mediterránea como el palmito, la lavanda o los pinos, los cuales aportan una agradable sombra -que se agradece especialmente en los meses de pleno verano-. 

Al final de este primer tramo de camino, llegarás al túnel. Se trata de un agujero hecho en la misma roca que excavó con dinamita uno de los dueños que antaño tuvo este peñón. La verdad es que hace unos años las piedras del túnel resbalaban mucho, pero gracias a las mejoras de este último año, ahora se puede pasar a través de él sin ningún peligro ni dificultad extra. Eso sí, la zona está lógicamente un poco oscura, por lo que es mejor tener en mano una linterna o usar la misma linterna del móvil para saber donde pisas y no tener ningún susto.  

rutas por el penón

Al salir de este túnel, empieza la parte del camino menos fácil. De todas formas, es bastante asequible. Aunque han restaurado ciertos tramos tallando escalones o ensanchando el sendero, esta parte de la subida tiene una dificultad moderada. Por esta razón, aquí sí que se vuelve importante el hecho de que lleves calzado adecuado y que vayas bien equipado para emprender la ruta con éxito. 

peñón del ifach

Tras andar un rato, te encontrarás una señal que indica dos caminos. Por un lado, la ruta hacia la cima del peñón de Ifach, y, hacia el otro lado, verás un sendero que conduce hasta el mirador de Carabineros. Si te decantas por aprovechar que ya estás aquí y hacer una rápida visita a este mirador, ¡seguro que no te arrepentirás: las vistas son impresionantes! 

Después de visitar el mirador, debes volver sobre tus pasos hasta llegar de nuevo a la señal de intersección, y desde allí empezar el trozo final hasta la cima. En algún momento deberás incluso trepar. Además, ten cuidado porque las rocas están desgastadas y algunas resbalan mucho: ¡ándate con mucho cuidado! 

Y, ahora sí, por fin habrás llegado al final de tu ruta. Solo queda disfrutar de las maravillosas vistas hacia Calpe, el mar Mediterráneo y las antiguas salinas y el istmo que une el peñón a la costa. De hecho, según el Instituto Geográfico Nacional, la cumbre del peñón de Ifach se sitúa a una altitud de 327 metros sobre el nivel del mar. Después de reponer fuerzas con un poco de hidratación y comida, será hora de rehacer el camino, esta vez ya de bajada. 

Finalmente, debes saber que este lugar se encuentra sobrepoblado de gaviotas, especialmente en primavera. Estas suelen ser un poco agresivas y territoriales durante su época de cría, así que vigila.

Historia del Peñón de Ifach

cueva del peñón

El peñón no es simplemente un lugar admirable por su espectacular paisaje, sino que tiene una larga historia igualmente fascinante. Los vestigios más antiguos de una ocupación humana en esta zona se remontan a los siglos IV y III antes de Cristo, en la época de los íberos. El peñón suponía, es ese entonces, un estratégico punto de referencia para la navegación, que facilitaba el comercio de los íberos con las otras comunidades de la Mediterránea. 

Años más tarde, entre los siglos I y V, los romanos ocuparon este lugar, donde establecieron una explotación salinera que se ubicaba donde hoy en día hay la piscifactoría, conocido bajo el nombre de Baños de la Reina. 

Pobla d’Ifach

Posteriormente llegamos a la Edad Media, cuando este lugar era conocido bajo el nombre de Pobla d’Ifach. Se trataba de un poblado cristiano amurallado que estaba situado a la ladera norte del peñón, y que encuentra sus orígenes en el siglo XIII, tras la conquista cristiana. 

En el año 1282, Pedro III de Aragón ordenó construir una villa fortificada en el peñón para demostrar su superioridad delante los musulanes, y así evitar posibles rebeliones. Aún así, el primer proyecto fracasó, y fue el almirante Roger de Llúria quien impulsó la construcción de la Pobla de Ifach, ya en el año 1298. Sin embargo, esta villa medieval sería destruida parcialmente en 1359, durante la guerra entra la Corona de Castilla y Aragón. Finalmente, el lugar quedó abandonado hacia el año 1400. 

Gracias a las excavaciones y hallazgos que se han realizado actualmente, se ha podido comprobar que dicha muralla tenía una longitud de 800 metros y contaba con un total de 11 torres, comunicadas entre sí a través de un camino de ronda. Una de estas torres, denominada Campanario, aún hoy en día conserva unos 10 metros de su altura original. Del mismo modo, también se han conservado unos 250 metros de muralla y los basamentos de diferentes estructuras. 

El peñón de Ifach bajo propiedad privada

En la segunda década del siglo XX, un rico señor de negocios procedente del valenciano pueblo de Dénia, Vicente París Morlá, adquirió el peñón de Ifach y los terrenos de sus laderas bajo su nombre. Se hizo también con los cultivos de viña e higueras de la zona. 

Este señor construyó dos casas en la ladera norte del peñón: una para su propio uso y otra para el casero. En 1918, ordenó perforar la roca para construir el famoso túnel, de unos 50 metros de longitud, para poder llegar a la cima de Ifach.

El hotel fantasma y actualidad

En el año 1941, los herederos de Vicente París decidieron vender el peñón a José Mas Capó, quien construyó un hotel de cuatro plantas en el peñón. Desgraciadamente, el Ifach Palace Hotel se quedó simplemente en un proyecto, ya que no se llegó a terminar. Aún así, la estructura del edificio permaneció en el lugar durante tres décadas, hasta que fue finalmente demolido por el Ejército en 1987. 

Este hecho fue consecuencia de la compra por parte de la Generalitat Valenciana del peñón de Ifach, en diciembre de 1986. Fue el próximo año, el 19 de enero de 1987, que lo declaró Parque Natural, conteniendo dentro de esta área protegida más de 45 hectáreas, que en 2015 fueron ampliadas a 53,3ha. 

Hoy en día, pues, el peñón de Ifach se ha convertido en un símbolo de la Costa Blanca y un reclamo turístico para la zona valenciana. Son muchos los que cada año deciden hacer una visita al peñón, ya sea para hacer la ruta senderista, para hacer escalada o simplemente para visitar el municipio de Calpe y sus playas, así como hacer snorkeling en estas preciosas aguas del mar Mediterráneo. ¡Así que ya sabes, venir aquí es un triunfo asegurado!

Comparte el post de: Peñón de Ifach

Código descuento Airbnb Encuentra más Viajes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Patrocinadores
¿Quieres aparecer aquí? Envíame un email
[email protected]