GMD
 

Ruta Gorg Negre

Se acerca el verano y con él las ganas de refrescarnos. Para salir un poco de la rutina y las típica escapada de todo el día a la playa, te propongo un plan al que no te podrás resistir: una pequeña excursión que acaba en una zona de baño en el corazón de Cataluña: la ruta del Gorg Negre. Este lugar está situado a la comarca de Osona (capital Vic), y se ubica dentro del término municipal de Sobremunt, concretamente al lado de la población de Santa Cecília de Voltregà, que cuenta con poco menos de 200 habitantes y está rodeada por el valle de la riera de Sorreigs y por la sierra del castillo de Voltregà. 

cascada gorg negre

Centrándonos en el Gorg Negre, se trata de una poza que hay al lado del arroyo del Sorreig, a la cual se puede acceder a través de las localidades de Sant Boi de Lluçanès, Sant Bartomeu del Grau o Santa Cecília de Voltregà. Esta poza está rodeada de un paisaje natural increíble que cuenta con distintos saltos de agua que la convierten en un lugar maravilloso. Así pues, este lugar te encantará tanto a ti como a toda la familia, ya que da pie a unas excursiones muy entretenidas y divertidas con las que pasar una buena jornada no muy lejos de Barcelona. 

El trayecto es apto para todos los públicos y no cuenta con una gran dificultad, pese a que hay algún pequeño tramo que cuenta con un poco de pendiente y tendrás que ir con más cuidado. Además, debes tener presente que, a lo largo de la ruta, se cruza el río un total de 4 veces, aunque el agua a duras penas te llegará por las rodillas. Por lo tanto, es una buena idea ir bien equipado, es decir, llevar buen calzado adecuado para la ocasión, como por ejemplo unas cangrejeras para no resbalar al cruzar el río cada vez que necesites pasar de un lado a otro. En total, se tarda alrededor de una hora para ir desde el inicio de la ruta hasta propiamente la poza del Gorg Negre. 

paisaje gorg negre

Si pasamos a un plano más histórico, hay que saber que se han conservado algunas leyendas sobre este lugar, ya que la gente de la zona solía pensar que en esta poza vivían distintas brujas y brujos, y que eran estos los responsables de las peores tormentas que afectaron la plana de Vic. Se decía que la tormenta la fabricaban gracias a la mezcla de arsénico y plantas de la poza del Gorg Negre, y que estas creaban una reacción química que acababa provocando una gran columna de vapor que daba lugar a las nubes de tormenta. 

Otro método era hacer una hoguera junto al salto de agua,: el humo de la hoguera llevaba las gotas del agua hacia el cielo, y allí se formaban las nubes de tormenta. Finalmente, otra teoría decía que el método que usaban estos brujos y brujas era picar las aguas de la poza con una vara de madera y, a medida que lo hacían, iban subiendo las gotas de agua hacia el cielo hasta crear las nubes de tormenta. 

gorg negre cascada

Otra leyenda distinta de esta, pero que igualmente habla de este mágico lugar de Osona, dice que el Gorg Negre no tiene fondo. Al parecer, esta poza es una entrada directa al infierno, y según explica esta leyenda, un día un hombre intentó comprobar la profundidad de este lugar: para hacerlo, lanzó una piedra atacando a una cuerda. Pero, al cabo de un rato, una voz le susurró que no encontraría nunca el fondo de la poza. Y el pobre hombre, asustado, se marchó rápidamente. 

gorg negra con niños

Finalmente, la última leyenda relacionada con este lugar es la que cuenta que una noche muy negra, un campesino pasó por el lado de esta poza y encontró un carnero muy graso y de muy buena presencia. Pensó que alguien había perdido ese animal, y lo ató a la cola de su caballo porque se lo quería quedar para su rebaño. Cuando pasaron por la poza, el carnero enloqueció y se puso a tibar con tanta fuerza que consiguió arrastrar al caballo y al campesino hasta la entrada de la poza. Al verse en peligro, el campesino cortó la cuerda que ataba al animal con su caballo. Por su sorpresa, el carnero abrió la boca y dijo: “suerte tienes que llevabas un cuchillo”, y seguidamente se tiró al pozo y se perdió en sus profundidades. El campesino se marchó de este lugar muy asustado y nunca más se atrevió a volver a pasar por esa zona. 

gorg negre donde comer

¿Cómo llegar al Gorg Negre?

como llegar al gorg negre

Como ya he explicado, el Gorg Neger se encuentra a las afueras de Santa Cecília de Voltregà, un municipio rutal y de dimensiones pequeñas del cual destacan la iglesia de Santa Cecília y la ermita de Santa Perpétua. El hecho de que esté muy cerca Vic y bien comunicado por carretera, permite llegar en tan solo una hora en coche desde Barcelona. Una opción es dejar el vehículo en el mismo municipio de Santa Cecilia de Voltrega y una vez allí empezar la ruta a pie. 

Sin embargo, la mejor opción es seguir por la carretera BV-4602, atravesar el pueblo por unos kilómetros y no girar hacia la izquierda hasta que veas un cartel que indica la famosa ermita de Santa Perpetua. Es aquí donde empieza un camino asfaltado de bajada. Pocos metros más adelante, deberás cruzar una riera a través de un puente y giraremos a la derecha: desde allí ya verás un cartel de parking que indica que puedes dejar tu coche allí. 

que ver en el gorg

La ruta del Gorg Negre

gorg negre sobramunt

Ahora que ya habrás llegado al parking y estás bien situado, toca bajar del coche e iniciar la ruta a pie hacia nuestro destino: el Gorg Negre. Para encontrar el camino que te lleva hasta allí, debes cruzar el puente por donde pasa el río: allí verás un sendero marcado con una línea amarilla y blanca que es la que hay que seguir. De hecho, el recorrido no tiene pérdida, ya que va siempre paralelo a la riera de Sorreig, que quedará a tu izquierda en el primer tramo de ruta. 

Después de cruzar la primera riera, hay que seguir el camino que pasa por el lado de unos campos. En unos pocos minutos ya tendrás de descalzarte porque toca cruzar el río por primera vez (o, si vas bien calzado con cangrejeras, no hace falta que te descalces). La verdad es que la parte de cruzar el río siempre es una actividad que resulta muy divertida para los más pequeños de la casa. 

que hacer gorg negre

Una vez cruzado el río, debes seguir por un camino rodeado de árboles a lo largo de unos minutos. Es cierto que hay algunas partes de este sendero que no están bien señalizadas, pero realmente no hay pérdida porque se trata de seguir el recorrido del río y seguro que encuentra a bastante gente por la zona. Ahora, continúa andando hasta encontrar de nuevo la riera: los más atrevidos de la casa pueden aventurarse a cruzar por unas piedras que hay en el río y así no hará falta que se descalcen. Eso sí, hay un poco de distancia entre piedras y no vale la pena arriesgarse a caer y hacerse daño: ya lo dice la dicha, más vale prevenir que curar. Así que, si no lo ves 100% claro, mejor descálzate y cruza el río poniendo los pies a remojo, que es una sensación muy agradable y que agradecerás en pleno verano con el calor que hace. 

Ahora el camino empieza a subir ligeramente, pero sigue sin tener una gran dificultad. Sigue avanzando hasta toparte de nuevo con otra riera que debes cruzar. Esta vez, es un poco más profunda, pero igualmente el agua no te llegará ni a las rodillas. Después de caminar un ratito más, empieza una subida un poco más pronunciada. Deberás estar atento y girar cuando veas las indicaciones de un cartel que dirán: “Font de la Gorga Blava y Gorg Negre”. Allí, también señalizado por unas piedras apiladas en el suelo, tienes que girar. 

gorg negre

En esta parte encontrarás un sendero bastante estrecho, pero es un tramo guay de la ruta porque hay bastante sombra y en pleno verano siempre se agradece. En una parte, incluso hay unas cuerdas para ayudarte a avanzar: es verdad que no son necesarias porque el tramo no es excesivamente difícil, pero siempre va bien tener un refuerzo extra. 

Cunado hayas superado este tramo, llegarás a una pequeña fuente, la Font de la Gorga Blava. No es muy grande, pero sirve para refrescarte y es el último punto en que hay que cruzar el río. Justo al otro lado de la orilla,debes estar atento y buscar la señalización en una piedra que indica “Gorg Negre”, y que te adentrará por un camino un poco escondido. 

Un poco más adelante, hay un trozo en el que puedes elegir: o volver a cruzar por el río para seguir avanzando, o bien ir por un costado de las rocas, ayudándote por unas cuerdas. Quizás, si vas con niños pequeños, la mejor opción es cruzar por el agua del río, pero eso ya como tu veas en el momento. Y si decides pasar por la cuerda de acero, ve con cuidado, ya que hay zonas por las que está un poco deshilachada y te puedes clavar alguna punta. 

FInalmente, después de caminar durante algunos minutos más por el precioso bosque que te rodea, empezarás a escuchar el ruido del agua al caer: ¡ya has llegado al Gorg Negre! Como verás, es una cascada espectacular que trae el agua con mucha fuerza y que no te dejará indiferente. Es simplemente impresionante.

Lo mejor de todo es que el agua no está excesivamente fría y, especialmente si es verano y pega fuerte el calor, te resultará prácticamente imposible resistirte a darte un chapuzón al agua. Eso sí, ve con cuidado, sobre todo si vas con niños, ya que si te acercas mucho a la base de la cascada puede ser que haya corrientes de agua que vienen de río abajo. FInalmente, recuerda que este es un lugar relativamente pequeño, por lo que si vas a visitar el Gorg Negre en los meses de verano o de máxima afluencia turística, te recomiendo que madrugues un poquito si quieres disfrutar del espacio para ti y tu familia simplemente. 

El mirador del Gorg Negre

mirador gorg negre

Si has hecho todo este recorrido hasta el Grog Negre, no puedes perderte la oportunidad de ver la cascada desde arriba. Para ello, deberás deshacer el camino hasta llegar al punto donde has cogido el desvío, concretamente, donde se encuentra el árbol con el cartel de “Gorg Negre y Font de la Gorga Blava”. Esta vez, pero, debes tomar la pista principal y seguir subiendo durante unos cuantos minutos. 

Al cabo de unos minutos, verás una desviación que debes tomar. Eso sí, ve con cuidado porque la desviación del camino tan solo queda señalizado por unas piedras situadas al borde de la pista. Se trata de un sendero que está bastante escondido y está justo después de pasar una curva a mano derecha. Como el camino es estrecho y empinado, quizás tengas un poco de dificultad en este primer tramo, pero luego ya mejora. 

Más adelante encontrarás un cartel que indica dos caminos distintos: el de la derecha, que va hacia el mirador, y el de la izquierda, que va a la “balma-refugi”. Puedes optar por ir primero hacia el mirador, ya que las vistas son impresionantes y te dejarán boquiabierto. Además, se escucha el sonido del agua al caer de la cascada: una experiencia increíble. Ahora, puedes volver hacia atrás y situarte en el desvío anterior, aunque esta vez tomando la dirección “Balma-Refugi”. Se trata de una gran roca donde se refugiaron los miembros de una familia durante la Guerra CIvil Española (1936-1939). Lo más interesante de todo es que podrás ver una placa que indica este suceso y los nombres de las personas que estuvieron allí escondidas. 

gorg negre centelles

Un poco más adelante, pasamos la balma y te encuentras con el maravilloso y espectacular salto de agua que hemos estado buscando todo este tiempo. El lugar es precioso, el agua no cubre en exceso y hay sombra donde poder descansar y relajarte después de la caminata que habrás hecho. La experiencia es inolvidable y la verdad es que vale muchísimo la pena dedicar un día a visitar el Gorg Negre, ¡no te arrepentirás!

Recuerda en todo momento a lo largo de la caminata y la exploración del Gorg Negre y la montaña, tratar con cuidado y responsabilidad la naturaleza, ya que a veces el turismo no es del todo respetuoso con el entorno y eso tan solo demuestra una falta de civismo muy grande y muy poca concienciación medioambiental. Y, ahora ya sí, es hora de volver al punto de partida. Simplemente deshaz el trayecto de ida hasta llegar de nuevo al aparcamiento donde te esperará el coche: deberás volver a cruzar cuatro veces el río e ir siguiendo el curso del sendero y, en menos de una hora, estás de vuelta al parking. ¡Una excursión redonda!

excursion gorg negre

¿Qué ver cerca del Gorg Negre?

Si visitas la zona de Santa Cecília de Voltregà, esas tierras de Osona tienen muchas cosas que ofrecerte y que no puedes dejar escapar. Por esto te traigo una pequeña recopilación de lugares míticos que no te puedes perder si estás por esta zona. 

Castillo de Voltregà 

Declarado bien de interés nacional, el castillo de Voltregà está dentro del término municipal de los pueblos de Les Masies de Voltregà, Sant Hipòlit de Voltregà, Santa Cecília de Voltregà, y Sobremunt, todos ellos situados en la comarca de Osona. 

Este castillo data de los siglos X-XII, y por esta razón hoy en día se conservan pocas cosas de él. Las podemos encontrar en lo alto de un turón, justo debajo del cual hay una iglesia, la Iglesia de Sant Martí Xic. 

Museo del Cobre (Fundació La Farga)

Este museo, situado en el municipio de les Masies de Voltregà, es parte de lo que fue la Farga, un antiguo edificio modernista de principios del siglo XX. Este museo fue inaugurado el 2008 en motivo del bicentenario del nacimiento de la Farga, y actualmente tiene una función didáctica, ya que suele organizar visitas para grupos de niños y niñas de las escuelas, institutos, ciclos formativos e incluso universidades. 

Si lo quieres visitar por tu cuenta, debes saber que la entrada individual vale 6€, la reducida (incluyendo carnet joven, parados, carnet de familia numerosa o grupos de más de 15 personas) son 4€, y la reducida para estudiantes, jubilados y discapacitados, 3€. Además, si vas con niños menores de 7 años, la entrada es gratuita para ellos. 

Església de Sant Esteve d’en Vinyoles d’Orís

Esta preciosa iglesia medieval se encuentra en el municipio de VInyoles d’Orís, perteneciente a Les Masies de Voltregà, en Osona. La construcción en cuestión data del siglo X, por lo que es de estilo románico. En este caso, el edificio cuenta con una sola nave cubierta por un ábside semicircular, precedido por un presbiterio corto que está formado por unas fórmulas de planta rectangular, que se abren a ambos lados del muro. 

Este lugar tuvo funciones parroquiales hasta 1960, año en que se trasladó el culto a una nueva iglesia. Más adelante, en 1976, se restauró la iglesia y hoy en día se puede visitar pero sin acompañamiento de algún encargado. 

Espero que os haya gustado el post del gorg negre! Dejas vuestros comentarios

Comparte el post de: Ruta Gorg Negre

Código descuento Airbnb Encuentra más Viajes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Patrocinadores
¿Quieres aparecer aquí? Envíame un email
info@gmdavid.com